Un juicio con muchos tramposos en examenes de conducir

Uno bien sabe que romper la ley es algo muy grave dentro de la sociedad, cuando las personas se imaginan un juicio solo pueden pensar en el clásico estrado con el juez, el jurado, un culpable, un inocente y dos abogados que defienden sus puntos de vista hasta el final.

Pues este no fue el caso del juicio que sucedió durante el mes de junio de este año en el edificio judicial La Caleta en Granada, lugar famoso por el hecho de que en este espacio sucedió el juicio del caso Alhambra. Este macrojuicio tenía pautado durar hasta el 28 de junio, arracando a las 9:30 de la mañana gracias a la gran cantidad de acusados que se encontraban dentro del mismo caso

Durante este evento hubo un total de 102 acusados por un motivo tan simple como hacer trampa en un examen o por como lo explican algunos expertos por amañar el resultado de los exámenes teóricos de conducción. Si lo que estás buscando es saber si te van a multar por conducir con el codo fuera, te resolvemos tus dudas.

El proceso de esta trampa era bastante sencillo cabe destacar. Los estudiantes contactaban a los examinadores de la DGT y planificaban como iban a responder el examen. El día de la prueba los estudiantes respondian todas las preguntas con un bolígrafo de tinta borrable para que luego el examinador se encargara de corregir todas las respuestas incorrectas. Este delito sucedió durante los años 2012 y 2013, tiempo durante el cual el líder de los funcionarios corruptos ejercía su trabajo como vigilante de las pruebas. Por último, el precio por esta pequeña trampa estaba comprendida entre 1500 y 2500 euros.

Este acusado actuó junto con otras 3 personas que se encontraban domiciliadas en ciudad Real, Íllora (Granada) y Mengíbar. Lugares donde se encontraban residenciados algunos de los acusados para este juicio por lo que estas tres personas actuaban como conexiones con la persona que corregía los exámenes.

Al momento del juicio habían 100 personas que habían recurrido a esta trampa sin incluir a los 3 funcionarios que se prestaban para esta triquiñuela. Dentro de estas 100 personas para la gran impresión de muchos se encontraban dos ex jugadores de Granada FC. Estos dos jugadores eran; Odión Ighalo y Diego Buenanotte.

En el caso de los ex futbolistas y el resto de las personas el tribunal decidió sentenciarlos a cumplir 2 años de prisión y a pagar una multa de 3000 euros, el delito que cometieron fue falsedad en documento oficial. Para el líder de esta operación el delito que se le fue atribuido por el tribunal fue de falsedad continuada en documentos oficiales, esta persona debe de pagar 6 años de prisión, una multa de 7200 euros y ya no podrá ejercer como funcionario público durante un periodo de 6 años.

Para las personas que cooperaron con este plan al igual que con el líder se les atribuyó el delito de falsedad continuada en documentos oficiales y deben de pagar 4 años de prisión, una multa de 5400 euros y la inhabilitación para poder ejercer como funcionarios públicos durante 6 años.