Examinadores piden por una mejor retribución salarial por su trabajo

Un problema que cobró mayor fuerza en julio del año pasado se hizo cada vez más difícil de manejar para la Dirección General de Tránsito (DGT), ya que más de 150 personas de varias comunidades autónomas fueron a protestar ante esta sede por lo insuficientes que eran sus sueldos y a reclamar por soluciones contundentes para poder seguir trabajando como examinadores de tráfico y recibir un pago acorde a sus esfuerzos. De no haber alguna solución ante este problema los protestantes exigían que el director de la DGT Gregorio Serrano dejará su cargo y permitiera la entrada de alguien más apto para la resolución de estos problemas.

Esta protesta fue convocada por la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), la cual estaba reclamando por un aumento salarial que no se había hecho efectivo desde el año 2015. Esta tardanza en el aumento de los sueldo había acarreado un descenso de examinadores de hasta un 20% por ser una paga ineficiente dentro del mercado laboral.

Según comentarios del Examinador José López, profesional con más de 25 años en el área «La opinión pública cree que cobramos más. No se imaginan los sueldos bajos que tenemos. La prueba es que los examinadores se están yendo a otros puestos más cómodos» la ineficiencia por parte de la DGT con respecto a estos aumentos estaba ocasionando que los examinadores dejarán sus puestos de trabajo en esta profesión para conseguir trabajos más estables.

José y dos de sus compañeras examinadoras no creían que este conflicto fuera a resolverse pronto, por lo que estaban pautando una huelga indefinida de examinadores para el mes de septiembre. Pero aunque estén de huelga, siempre puedes matricularte aunque no sepas cuando apuntarte a una autoescuela.

Este problema estaba llegando a un punto sin retorno donde se veía poco probable una resolución pero desde el punto de vista del presidente de asextra, Joaquín Jiménez; «Seguimos teniendo la esperanza de que esto se pueda solucionar, el problema es que cuando no hay voluntad, es difícil llegar a algún acuerdo». Después de haber dicho esto advirtió que si no se encontraba una resolución acorde a las exigencias de los examinadores entonces el problema podría llegar a escalas mayores.

La respuesta de la DGT con respecto a este problema fue un plan a largo plazo donde aseguran que preveían contar para este año con 880 examinadores de tráfico gracias a futuros planes que tenían en mente, entre los cuales estaban la inclusión de una treintena de militares y resoluciones que pondrán en acción tomando en cuenta las peticiones de los examinadores.

Esta respuesta no fue bien recibida entre el grupo protestante ya que no resolvía los problemas presentados en el momento. Lo cual generó mucho escepticismo entre el grupo de examinadores. Según comentarios del señor López: «El problema lo tenemos ahora». Estas acciones por parte de la DGT no resuelven por completo los problemas salariales de los examinadores.

En caso de que no se llegara a una resolución positiva para los examinadores se estimaba que para el mes de septiembre del año pasado más de 110 mil personas (según números dados por el Real Club Automóvil de Cataluña) no podrían obtener su carnet de conducción gracias a esta huelga indefinida.