El descontento de los examinadores se está haciendo cada vez mayor

Tras las reuniones de entre la asociación de examinadores de tráfico (Asextra) y la DGT (Dirección General de Tráfico) que se dieron durante el mes de Julio del 2017. La situación no mejoró con respecto a la remuneración salarial que los examinadores estaban exigiendo para poder seguir desempeñando sus cargos.

Estas reuniones se llevaron a cabo gracias a varias huelgas hechas por los examinadores mostrando su descontento con respecto a su situación laboral y al incremento de carga de trabajo que acarrea el hecho de que cada vez hay menos examinadores de tráfico en el territorio español.

Gran parte de este problema viene por el hecho de que España ha estado perdiendo gradualmente su plantilla de examinadores, podría decirse que al ritmo al que los examinadores están renunciando el país habrá perdido más del 20% de los examinadores con los que contaba hace ya una década.  Durante el año 2009 había un total de 925 examinadores en todo el territorio nacional y que se redujo para el año 2017 a 745 durante el mes de Julio. Los años en los cuales hubo un descenso más elevado fueron entre el 2012 y el 2013 cuando se dieron de baja 59 examinadores.

Cabe destacar uno de los puntos que se retomó con estas huelgas, los examinadores se sienten descontentos más que todo por el hecho de que se les había prometido un aumento salarial durante el 2015 pero después de 2 años esperando por el supuesto aumento estos decidieron tomar manos a la obra y exigir lo que se les había prometido.

Este conflicto si ha pasado por varios intentos de negociación entre los delegados de asextra y el director de la DGT Gregorio Serrano, pero ninguna de estas negociaciones fue satisfactoria. Ya que en algunos caso solo se generó escepticismo con el tema y soluciones que no podían destacarse a corto plazo. Por lo que las huelgas que se suscitaron durante el mes de Junio y que suspendieron más de 60.000 pruebas iban a agravarse más durante el mes de septiembre, mes en el cual se tenía pautada una huelga indefinida por parte de los examinadores.

Una de las propuestas dadas por la DGT después de varias horas de negociaciones fue una de 50% de servicios mínimos. A pesar de que los examinadores están pidiendo a la DGT cambios más potentes, la dirección de tráfico le ha dicho a los protestantes repetidas veces que la dirección de tráfico no tiene la potestad para poder hacer el aumento que los examinadores están pidiendo. Pero, que la Dirección de Tráfico hizo sus esfuerzos para hablar con el Ministerio de Hacienda para llegar a un punto medio. Al final, la respuesta fue negativa por parte de este ministerio ya que no pueden ser aprobados aumentos salariales sólo para un sector de los funcionarios del estado.

No solo los examinadores estaban siendo afectados con todo esta situación, los estudiantes que deseaban obtener sus carnets de conducción se estaban viendo en la difícil situación de no saber cuándo iban a poder presentar sus evaluaciones, más de 100.000 evaluaciones han sido suspendidas desde que este conflicto a comenzó a agarrar fuerza durante el mes de Junio, por lo que la mayoría de los estudiantes han estado enviando sus quejas con el Defensor del Pueblo, el cual, instaba a la DGT a tomar acciones más contundentes para poder normalizar la situación.

Con todos estos problemas solo se podía pensar una cosa. En caso de que estas huelgas siguieran sus curso lo más probable es que durante la temporada de Otoño del 2017 se incrementará mucho más el número de pruebas suspendidas para obtener los carnets de conducción.

En caso de que las negociaciones no llegaran a un acuerdo bilateral entonces las protestas pautadas para el 4 de septiembre del 2017 agravarían mucho más este problema. Aunque estén paradas las negociaciones o siga la huelga, no te puedes perder la app Dribo que está revolucionando las autoescuelas.